El Centro Ceremonial de Pucllana

La Gran Piramide

La Gran Pirámide constituye el núcleo central del Centro Ceremonial. Es una estructura piramidal trunca y escalonada, su forma alargada puede hacer que no sea tan clara esta definición pero, al parecer sus constructores tuvieron en mente imitar el perfil de la Isla San Lorenzo, la cual se puede apreciar desde la parte alta de la pirámide.

La Gran Pirámide es el resultado de la superposición de numerosas construcciones que se van rellenando a medida que van siendo clausuradas; con esto podemos entender que estas construcciones no poseen pasadizos internos ni cámaras secretas, pues todo es rellenado para volver a construir encima.

Desde su altura era posible divisar todo el escenario geográfico donde el sitio se asienta: Al oeste el litoral, al este los cerros y lomas, al norte y al sur más cerros; y, directamente relacionado al sitio extensas áreas agrícolas salpicadas de pequeñas viviendas de agricultores.

La Gran Pirámide está compuesta por siete plataformas escalonadas: la primera de ellas ya no existe: fue destruida durante los trabajos de urbanización de la zona, sin embargo las otras seis permanecen. Cada una se encuentra a más altura que la anterior a excepción de la sétima que es más baja que el resto.

En cada una de las plataformas se encuentra una plaza que ocupa todo el ancho de la pirámide formada por banquetas en los lados sur y oeste a las cuales se accede por medio de escalinatas y rampas. En el medio de la plaza se encontraban grandes cantidades de postes de madera de guarango alineados, su función aparente es la de sostener un techo, pero, creemos que su función mas bien estuvo ligada al culto; es probable que hayan representado ancestros de familias o comunidades y en retribución a los servicios prestados al centro ceremonial por sus descendientes estos postes ancestros hayan recibido distintos tratos; decimos esto pues algunos postes se encuentran en buen estado de conservación mientras que otros han sido quemados, rotos o cortados, de la misma manera que algunos poseen numerosas ofrendas en su base.

Otro rasgo bastante peculiar de estas plazas es la presencia de pequeños hoyos que contienen pequeñas ofrendas que consisten en pescados pequeños, moluscos, cuarzos, agujas, hilos entre otros; es probable que se traten de ofrendas realizadas por los numerosos trabajadores que participaban en el relleno de las plazas cuando estas quedaban en desuso, esto por la gran cantidad de hoyitos de ofrenda que aparecen, estos no son decenas ni cientos sino, miles.

Pero, el pueblo sólo podía acceder a la pirámide en esas ocasiones, lo normal es que después es que esto sea privilegio de sólo los miembros de la elite sacerdotal que realizaba las labores del culto y administraba la tributación que se entregaba al sitio. Para el pueblo se tenían las grandes plazas de la parte baja que, prácticamente forman una unidad con la pirámide y el sistema de acceso en rampas.

Estas grandes plazas tienen la forma de una letra “L” invertida, pudieron albergar a miles de personas que seguramente asistirían de esa manera a las festividades religiosas que el centro ceremonial indicaba así como para realizar trueques e intercambios. Los muros que forman esta plaza tienen casi cuatro metros de altura, no poseen acabado alguno en superficie y los adobes así como la técnica constructiva de paneles en trapecios.

La importancia de estas plazas fue muy grande, antes de ser rellenadas se realizaron numerosos sacrificios humanos de mujeres que fueron depositados allí antes que el integro del relleno sea depositado. Se trata de mujeres jóvenes escogidas, probablemente dedicadas a actividades de textilería.

Es probable que estas actividades ligadas a la textilería hayan tenido mucha importancia para los Lima. La pirámide posee abundante evidencia de la realización de textiles en algunas partes de ella: agujas, hilos, algodón, restos de telares aparecen entre los rellenos y restos de rituales realizados antes de rellenar los ambientes en cada remodelación.

Es probable que también la pirámide haya funcionado como un centro de elaboración de objetos suntuosos en cocha de Spondylus, restos de este material aparecen en diversas fases del trabajo de confección de cuentas y dijes.

La manera de ascender a la pirámide era mediante rampas, pero, estas no son directas, sino que tienen forma de un zig – zag, esta manera indirecta de subir era necesaria para evitar una rampa exageradamente larga que ocupara demasiado espacio. Las rampas fueron muy importantes no sólo por su función práctica sino por el simbolismo que encierran: definen el ascenso al espacio sagrado y de mayor jerarquía del centro ceremonial. Es por ello que antes de rellenarlas se realizaron sobre ellas numerosas ofrendas y rituales diversos cuyos restos nos han permitido realizar un intento de reconstrucción de ellos. Al parecer se rompen vasijas con figuras sagradas y se depositan sobre la rampa sólo los fragmentos con figuras, luego se deposita sobre la rampa una capa de barro que contiene desechos de banquetes rituales como moluscos, huesos de animales y vajilla fina, concluido esto se empieza a rellenar la rampa para volver a construir otra encima.

Miraflores | Huacas Lima | Pucllana | Cultura Lima | La Gran Pirámide | Área Administrativa | Alfarería Lima | Arquitectura Lima | Textilería Lima | Entierros Lima | Influencia Wari | Fotos | Actividades | Contáctenos

@2013 Huaca Pucllana, Derechos Reservados ©
T: (511) 617-7148 617-7366 617-7138 | D: Calle General. Borgoño Cuadra 8 s/n Miraflores, Lima -Perú
E: huacapucllana@hotmail.com | W: http://www.mirafloresperu.com/huacapucllana


diseño web | seo